Economía de Comunión

 

Francisco: Economía y comunión

Papa Francisco abraza a 1200 empresarios, jóvenes y estudiosos de la Economía de Comunión de 54 países. No a una economía que mata. Sí a una economía de comunión.

b_20170204-131327_3«Economía y comunión. Dos palabras que la cultura actual mantiene separadas y, a menudo considera opuestas. Dos palabras que, en cambio, vosotros habéis unido recogiendo la invitación que hace veinticinco años os dirigió Chiara Lubich, en Brasil, cuando, ante el escándalo de la desigualdad en la ciudad de San Pablo, pidió a los empresarios que se convirtiesen en agentes de comunión».

Así el papa Francisco saludo a los 1200 empresarios, jóvenes y estudiosos reunidos para esta fiesta de la Economía de Comunión, después de 25 años de vida: «En vuestro proyecto estoy desde hace tiempo realmente interesado».

«Con vuestra vida demostráis que la economía y la comunión son más hermosas cuando están una al lado de la otra. Más bella la economía, por supuesto, pero aún más hermosa la comunión, porque la comunión espiritual de los corazones es aún más plena más cuando se convierte en comunión de los bienes, de los talento, de los beneficios».

20170204-134223A un auditorio muy atento, el papa Francisco dirige tres deseos y recomendaciones.

Primero el dinero. «Es muy importante que en el corazón de la economía de comunión esté la comunión de vuestros útiles. La Economía de Comunión es también comunión de los beneficios, del dinero, expresión de la comunión de la vida». El dinero, ha dicho, «se convierte en ídolo cuando pasa a ser el fin. (…) Fue Jesús mismo el que dio categoría de “señor” al dinero». Y añadió: «Podemos entender, entonces, el valor ético y espiritual de vuestra elección de poner los beneficios en común. El modo mejor y más concreto de no hacer un ídolo del dinero es compartirlo con los demás, especialmente con los pobres. (…) Cuando repartís y compartís vuestros beneficios, lleváis a cabo un acto de alta espiritualidad, diciendo con los hechos al dinero: tú no eres Dios, tú no eres señor, tú no eres patrón».

Segundo la pobreza. «El principal problema ético del capitalismo es la generación de descartes para después tratar de ocultarlos o de curarlos para que no se vean. (…) Los aviones contaminan la atmósfera, pero con una pequeña parte del dinero del billete se plantarán árboles para compensar una parte del daño causado. Las empresas del juego de azar financian campañas para el tratamiento de los ludópatas que crean. Y el día en que las empresas de armas financien hospitales para tratar a los niños mutilados por las bombas, el sistema habrá alcanzado su punto culminante. Esta es la hipocresía». Frente a esta abominación «la economía de comunión, si quiere ser fiel a su carisma, no sólo debe ocuparse de las víctimas, sino construir un sistema en el que las víctimas sean cada vez menos, en el que, de ser posible ya no existan. Hasta que la economía siga produciendo una sola víctima y haya una persona descartada, no se habrá realizado la comunión, la fiesta de la fraternidad universal no será plena».

b_20170204-134602 (1)Tercero el futuro. «Estos 25 años de vuestra historia dicen que comunión y empresa pueden convivir y crecer juntas». Una experiencia que por ahora se limita a un pequeño número de empresas, muy pequeño en comparación con el gran capital del mundo. «Pero los cambios en el orden del espíritu y, por tanto, de la vida no están relacionados con grandes números. El pequeño rebaño, la lámpara, una moneda, un cordero, una perla, la sal, la levadura: estas son las imágenes del Reino que nos encontramos en los Evangelios. (…) No hace falta ser muchos para cambiar nuestras vidas: es bastante que la sal y la levadura no se desnaturalicen. (…) la sal no cumple su función creciendo en cantidad; de hecho, el exceso de sal vuelve a la masa salada, sino salvando su “alma”, es decir su calidad». Y evocando la época en la que no había refrigeradores y se compartía la levadura madre para hacer nuevo pan, ha impulsado a los empresarios de la EdC a «no perder el ingrediente activo, la “enzima” de la comunión» poniendo en acción «la reciprocidad». «La comunión no es sólo división sino también multiplicación de los bienes, creación de un nuevo pan, de nuevos bienes, del nuevo Bien con mayúscula». Con una invitación: «Dádsela a todos, y antes que a ninguno a los pobres y a los jóvenes (…).El capitalismo conoce la filantropía, no la comunión».

Por último: «Todas estas cosas ya las hacéis. Pero podéis compartir más aún los beneficios para luchar contra la idolatría, cambiar las estructuras para prevenir la creación de víctimas y de descartes; dar más de vuestra levadura para que aumente el pan. El “no” a una economía que mata se convierta en un “sí” a una economía que hace vivir, porque comparte, incluye a los pobres, usa los beneficios para crear comunión». « Os deseo que sigáis vuestro camino, con coraje, humildad y alegría…; que sigáis siendo semilla, sal y levadura de otra economía: la economía del Reino, donde los ricos saben compartir su riqueza, y los pobres son llamados bienaventurados».

Con esta nueva conciencia se parte, con alegría y con compromiso renovado.

 

material adicional:

https://youtu.be/zmM2lHvrsk8http://es.radiovaticana.va/news/2017/02/04/discurso_papa_francisco_-_economia_de_comunion_-_foclares/1290401

 

http://www.infobae.com/sociedad/2017/02/04/el-papa-francisco-cuestiono-la-economia-que-mata-y-pidio-cambiar-las-reglas-del-juego/

El papa Francisco cuestionó la “economía que mata” y pidió “cambiar las reglas de juego”

Jorge Bergoglio pidió a los empresarios “usar las ganancias para crear comunión”. “El capitalismo conoce la filantropía, no la comunión”, dijo

En un discurso de profundo sentido político, el papa Francisco criticó a los empresarios, al pedirles que acompañen un “cambio en las reglas de juego del sistema económico-social” que permita transformar una “economía que mata” por “una que hace vivir”.

Frente a un auditorio de más de 500 participantes en Castel Gandolfo, la residencia de verano del Papa, Jorge Bergoglio propuso como alternativa al sector privado impulsar una “economía de comunión”, cuyo objetivo sea modificar la mirada sobre el modo de ver y vivir la empresa.

“Hace falta apuntar a cambiar las reglas de juego del sistema económico-social. Imitar al buen samaritano del Evangelio no es suficiente”, aseguró el máximo representante de la Iglesia Católica, en un encuentro organizado por el Movimiento de los Focolares. “Un empresario que es sólo buen samaritano hace la mitad de su deber: cura las víctimas de hoy pero no reduce las de mañana”, añadió.

“Es muy importante que al centro de la economía de comunión esté la comunión de los bienes“, señaló el Papa Francisco. Según su visión, un “empresario de comunión está llamado a hacer de todo para que también aquellos que se equivocan y dejan su casa puedan esperar un trabajo y un salario digno, y no terminen comiendo con los cerdos”.

“Ningún hijo, ningún hombre, ni los más rebeldes, merecen las bellotas”, sostuvo Jorge Bergoglio.

En este sentido, el papa Francisco advirtió sobre la tentación de idolatrar al dinero. “El dinero es importante, sobre todo cuando no hay y dependemos de él para tener comida, poder enviar a los hijos a la escuela y garantizar su futuro”, dijo.

Francisco agregó que el dinero “se convierte en ídolo cuando lo convertimos en un fin” y recordó que la “avaricia” es uno de los pecados capitales.

“La mejor forma y más específica de evitar hacer del dinero un ídolo -prosiguió- es compartirlo con los demás, sobre todo con los pobres, o utilizarlo para ayudar a los jóvenes a estudiar y encontrar trabajo, venciendo la tentación idolátrica con la comunión”.

El capitalismo conoce la filantropía, no la comunión. Es simple donar una parte de las ganancias sin abrazar y tocar a las personas que reciben esas migas”, se posicionó el Papa al referirse a la caridad. “Incluso cinco panes y dos peces pueden alimentar a las multitudes si son lo que uno comparte de toda la vida. En la lógica del Evangelio, si no se entrega todo no se da lo suficiente”, animó a los empresarios.

Una vez más, el Sumo Pontífice criticó a “ese capitalismo que produce descartados. El principal problema ético de este capitalismo es que produce descartados que luego trata de ocultar, tratar de hacer que no se vean”.

“El día que las compañías de armas financien hospitales para tratar a niños mutilados por sus bombas, el sistema habrá alcanzado su culmen”, añadió. Por lo tanto, Bergoglio insistió en “cambiar las estructuras para prevenir la creación de víctimas y descartados”.

“El ‘no’ a una economía que mata debe volverse un ‘sí’ a una economía que hace vivir porque comparte, incluye a los pobres y usa las ganancias para crear comunión”, les pidió.

La propuesta de la Economía de Comunión fue impulsada por la fallecida fundadora del Movimiento de los Focolares, Chiara Lubich. Desde 1991, esa agrupación reúne a empresarios, empresas, asociaciones, instituciones económicas, trabajadores, investigadores, entre otros adherentes.

La columna vertebral de la Economía de Comunión, precisó la agencia vaticana AICA, está representada por empresas y organizaciones productivas comprometidas con la erradicación de la pobreza y la injusticia social, con el objetivo de contribuir a la construcción de una economía y de una sociedad de comunión.

http://www.lanacion.com.ar/1990143-el-papa-y-el-capitalismo

 

http://edc-online.org/es/